miércoles, 4 de agosto de 2010


Sí, rompí mi muñeca y la arrojé a la basura. Mi madre me daría la pena de muerte.